Cannabis ¿Será verdad?

Esta semana queremos hablaros de los mitos más extendidos sobre el consumo de Cannabis, con el objetivo de desmontarlos:



El Cannabis es una droga que se extrae de la planta Cannabis Sativa. Sus efectos en el cerebro son debidos, en gran parte, a uno de sus principios activos, el Tetrahidrocannabinol o THC, aunque en la planta se identificaron cerca de sesenta compuestos químicos de tipo cannabioide capaces de alterar el funcionamiento de nuestras neuronas.


1. El Cannabis no causa ningún daño:


El consumo de esta sustancia, altera el funcionamiento de áreas del cerebro que le permiten a la persona pensar, concentrarse, coordinarse, sentir placer y memorizar, en general influye negativamente en las funciones ejecutivas prefrontales del cerebro. Por ello, se observa que quien empieza a fumar antes de los 16 años tienen un mayor daño prefrontal que aquellos que no comenzaron su consumo a edades tan tempranas.


2. El consumo de Cannabis no genera adicción:


El consumo de Cannabis, al igual que el resto de sustancias adictivas, produce tolerancia, es decir, necesitamos una dosis cada vez mayor para conseguir los efectos deseados. Normalmente se inicia el consumo de Cannabis de forma ocasional y de manera lúdica, algunos de estos consumidores comenzarán a mostrar un comportamiento adictivo, ya que comenzaran a consumir más debido a la tolerancia desarrollada, después de un consumo excesivo y prolongado se vuelven dependientes.

Decir, que es menos probable que el consumo de esta sustancia cause adicción en comparación con otras drogas.


3. Dejar de consumir Cannabis no genera un síndrome de abstinencia:


Nos referimos con síndrome de abstinencia a lo que ocurre cuando una persona deja de consumir el Cannabis tras haberlo hecho de forma prolongada y habitual.

Dejar de Cannabis presenta unos síntomas similares a dejar de consumir tabaco. Las personas que intentan dejar de consumir dicha sustancia van a experimentar, por norma general, síntomas de irritabilidad, problemas para conciliar el sueño, pérdida de apetito y ansiedad.

También se habla de un aumento en su agresividad que llega a su punto máximo aproximadamente la semana posterior a haberla consumido por última vez.

Estos síntomas comienzan el primer día que deja de consumir la sustancia hasta dos o tres días después y son prácticamente insignificantes a finales de la primera semana.

Tags:

© 2016 Programa SÍSIFO. Fundación Érguete. Creado con Wix.com

  • iconos-01
  • iconos-04
  • iconos-02
  • iconos-03
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now