“APPS” Y CONFIDENCIALIDAD: EL CASO GRINDR

La pasada semana salto la noticia de que la “app” para ligar Grindr compartía con varias empresas el estado serológico de sus usuarios; esto es, si eran o no portadores del VIH.

Las dos compañías con las que Grindr compartió esta información son Apptimize y Localytics.

La noticia la publico la ONG Noruega SINTEF que en febrero de este mismo año llevo a cabo una investigación para encontrar posibles fallos de seguridad en la popular app.

Grindr es una de las mayores aplicaciones de citas para el colectivo gay, y en la actualidad cuenta con cerca de 3,6 millones de suscriptores en todo el mundo.

En la app española, cada usuario es libre de poner en su perfil el estado de VIH, donde puede elegir entre “positivo”, “negativo” o no poner nada. También puede incluirse la fecha del último análisis realizado.

SINTEF descubrió también que Grindr no solo comparte el estado serológico de sus usuarios sino también su posición GPS, su sexualidad, la etnia e incluso el ID del teléfono a otras compañías diferentes a las anteriormente señaladas.

Esta falta de protección de datos está preocupando tanto a usuarios como a organizaciones y nos lleva a preguntarnos qué tipo de información deberíamos evitar compartir en redes sociales.

Os dejamos el siguiente link en el que se desarrolla más esta noticia y se comparte el video “¿Qué hacer si tienes VIH y lo has compartido en Grindr?”:

https://elpais.com/elpais/2018/04/05/videos/1522923714_683798.html

De entre todas las intervenciones que aparecen en el video de diferentes expertos nos gustaría señalar las siguientes:

"Las normas de privacidad de la aplicación tienen una letra muy pequeña"

"Hay gobiernos homófobos que pueden tomar represalias"

(Toni Poveda) (CESIDA),

"El dato de tener VIH puede ser clave a la hora de conseguir una hipoteca o un trabajo".

(De Benito)

Por su parte, Grindr ha publicado un vídeo en el que su vicepresidente de Impacto Social, Jack Harrison-Quintana, se disculpa en nombre de la empresa y anuncia que, a partir de ahora, el dato del estatus de VIH de sus usuarios se aislará del resto y no se compartirá con sus socios de confianza.

¿Qué os parece esta noticia? ¿Creéis que realmente somos conscientes de la sensibilidad de algunos datos que compartimos en redes? ¿Y del uso que las diferentes “apps” o plataformas hacen de los mismos? ¿Nos fijamos en la letra pequeña?

Buena Semana!