¿SABES QUE DÍA ES HOY? #DÍA MUNDIAL DE LA SALUD SEXUAL

Hoy, 4 de septiembre, es el Día Mundial de la Salud Sexual, la cual es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como "un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; la cual no es la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud". Según la misma OMS, “requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia".

Como bien recuerda CESIDA la salud sexual no es solo hablar de prevención (ITS o VIH) sino es hablar también de placer. El miedo nos impide disfrutar y el conocimiento nos ayuda a elegir cómo queremos vivir nuestra sexualidad. Podéis consultar en nuestro blog distintas publicaciones sobre las distintas estrategias preventivas a nuestro alcance: Preservativos, PrEP, indetectabilidad etc.

En la entrada de hoy nos gustaría destacar la importancia de la EDUCACIÓN SEXUAL, concretamente la educación sexual de nuestros jóvenes. Tenemos que educar a nuestros hijos e hijas para que puedan tomar decisiones con conocimientos, tenemos que hablar con ellos/as de métodos preventivos, de sexo, de deseo, del consentimiento etc.

Tenemos que tener en cuenta que el contacto con contenido sexual se produce cada vez a edades más tempranas. Un estudio de la Universidad de les Illes Balears apunta que “uno de cada cuatro varones se ha iniciado en el consumo de contenidos pornográficos en Internet antes de los 13 años y el primer acceso se adelanta a los 8 años, principalmente por la “familiaridad” con las pantallas y el fácil acceso a la tecnología móvil”. Esto implica que estamos dejando la educación sexual de nuestros jóvenes en manos de la pornografía, con todo lo que ello implica. Es por ello, que creemos necesario el hablar sin tabúes con nuestros hijos/as sobre estos temas.

A continuación, os mostramos algunas claves de la sexóloga y psicóloga Arola Poch, de cómo poder abordar este tema con nuestros hijos/as:

  1. Hay que hablar con ellos desde pequeños. No hay una edad recomendada para empezar y no hay que esperar a que sean adolescentes. Hay que hablar con ellos, siempre adaptándonos a su nivel y necesidades, desde que tienen las primeras preguntas.

  2. Tratarlo como un tema más. Sabemos que hay cuestiones que nuestros hijos e hijas deben saber y hablamos de ellas en casa las veces que haga falta. Pues el sexo es uno de estos temas. No ha de ocupar ni más ni menos espacio, pero ha de estar presente también en las conversaciones.

  3. Responder siempre a las preguntas que nos hagan porque si no lo hacemos les estamos trasladando la idea de que de eso no se habla. Y si no se habla en casa buscaran la información en fuentes que quizás no sean fiables.

  4. Si no preguntan, sacar el tema. Como ya hemos visto, el sexo es un tema del que han de saber. El hijo o hija que no pregunta también tiene necesidad de información. Así que aprovechemos alguna excusa para coger la oportunidad al vuelo y hablar del tema.

  5. Trasladar una visión positiva. Tradicionalmente el sexo se nos ha contado como algo peligroso. Y es cierto que el sexo tiene riesgos, como casi todo en esta vida. Pero debemos cambiar el chip y para una vivencia sana hay que hablarles desde lo positivo, quitándole prejuicios. Por supuesto sin olvidarnos de los riesgos, pero no debemos quedarnos solo en eso.

  6. Desde lo positivo, el sexo no es algo a prohibir. Esto es válido para niños pequeños (si vemos que se tocan los genitales no hay que decir que eso no se hace sino enseñarle que es algo íntimo) y para más mayores.

  7. No hay que saberlo todo. No hay que tener la respuesta al momento. Es perfectamente válido que si nuestro hijo nos pregunta “¿qué es la cisexualidad?”, nos pille fuera de juego. Pues le decimos que lo vamos a mirar y le contestamos. O buscamos y debatimos juntos la información.

  8. No forzar la conversación. Cuando los hijos entran en la adolescencia a lo mejor no quieren hablar de sexo con nosotros. Ya sea por pudor o porque piensan “qué va a saber mi madre de esto”. Y puede que se junte con un momento en que queremos especialmente saber si los hijos son responsables. Pero forzar preguntas, presionar a que nos respondan no va a servir de nada.

  9. Sí lanzar mensajes. Pero si ellos no quieren hablar, nosotros sí podemos verbalizar las ideas que queremos transmitirles. Por ejemplo, si estamos viendo una serie y hay una escena de cama, podemos decir “pues no están usando preservativo y deberían”. De esta forma oyen nuestro mensaje y notan que estamos dispuestos a hablar de sexualidad.

  10. Lo más importante es la actitud. La mejor clave de todas es mostrar una actitud positiva, de escucha, de disponibilidad a tratar el tema, de no juzgar. Así les trasladamos la idea de que estamos ahí, también, para hablar de sexo.

Esperamos que estas claves resulten de vuestro interés,

¿Habláis con vuestros hijos/as de sexo? ¿Os parece un tema importante? ¿Creéis que existen barreras o dificultades para hacerlo?

Buena semana!

© 2016 Programa SÍSIFO. Fundación Érguete. Creado con Wix.com

  • iconos-01
  • iconos-04
  • iconos-02
  • iconos-03
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now