COSAS A TENER EN CUENTA

TRANQUILIZANTES

¡OJO!

Un sedante es una sustancia química que deprime el sistema nervioso central (SNC). Suele denominarse como tranquilizanteantidepresivoansiolítico, soporífero, pastillas para dormir, relajante, o sedante-hipnótico.

Como todo medicamento psicotrópico, los tranquilizantes,  pueden causar dependencia física y psicológica cuando se usan crónicamente o durante periodos largos, aún a dosis recomendadas y terapéuticas. Cuando una persona con dependencia disminuye bruscamente o cesa el tratamiento, aparecen síntomas  de abstinencia desde inactividad, insomnio, sudor frío y ansiedad a convulsiones.

PROFESIONALES DE LA SALUD ADVIERTEN:

 “El aumento escandaloso del consumo de estos fármacos tiene que ver con la evolución de la cultura occidental, cada vez más negadora de las emociones y las sensaciones; con el hecho de que hay profesionales sin la sufuciente preparación, y sin recursos ni tiempo para abordar emociones como la tristeza, el miedo, la angustia o la fobia y lo resolvemos recetando medicamentos” resume el presidente de la Sociedad Española de Medicina Psicosomática y Psicoterapia, José Luis Marín.

“Este aumento del consumo de tranquilizantes entraña un peligro grave porque algunas personas se van a convertir en dependientes de esa medicación”, alerta el psiquiatra David Clusa.

Los tres tipos de fármacos incluidos bajo el encabezado de tranquilizantes, son adictivos:

  • Barbitúricos

  • Benzodiacepinas

  • Pastillas para dormir

 La mezcla de ALCOHOL Y TRANQUILIZANTES, conlleva un alto riesgo de potenciación de efectos depresivos, enlentecimiento del sistema cardíaco, depresión respiratoria y pérdida del conocimiento.

Alcohol y benzodiacepinas es la mezcla más peligrosas pues se multiplican sus efectos. Es necesario un buen proceso de desintoxicación, es muy peligroso dejarlos por cuenta propia, cuando hay un abuso, pueden provocar una parada cardio-respiratoria.

COSAS A TENER EN CUENTA

FreeImages.com/Danny de Bruyne.

(*)

(*)